Lo Último

Cerraron varios sitios de testeos de coronavirus por la represión a manifestantes


Varios laboratorios que procesan los test de coronavirus en Estados Unidos suspendieron su trabajo por la ola de protestas antirracistas y la represión policial desatada en las principales ciudades del país, informaron hoy fuentes médicas.

"La forma en que avanzamos con esta pandemia es hacer que las pruebas estén lo más disponibles posible", dijo un médico de enfermedades infecciosas del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, citado por la agencia de noticias ANSA.
"Cualquier interrupción en las pruebas hará que sea más difícil encontrar casos", agregó.
Los cierres temporales de los centros de testeos dificultan controlar la propagación de la enfermedad que a raíz de las manifestaciones en las calles, donde la distancia preventiva y el uso del tapabocas no se respetan, tiene la posibilidad de volver a expandirse de forma masiva.
Algunos centros de pruebas, como el de Florida, cerraron porque el personal de la Guardia Nacional que dirigía el sitio fue enviado para ayudar a las fuerzas del orden en otras partes del estado y hacer frente a las protestas antirracistas desatadas en todo el país tras el asesinato de George Floyd, un afroestadounidense que murió a manos de un policía blanco en Mineápolis el 25 de mayo.
Entretanto, Estados Unidos contabilizaba más de 1,84 millones de infectados de coronavirus y 106.696 muertes por la enfermedad, según la base de datos en línea de la Universidad Johns Hopkins.
En ese contexto, Nueva York registró la cifra más baja de decesos -49 fallecidos en las últimas 24 horas- desde que se convirtió en el epicentro de la enfermedad, pero el gobernador, Andrew Cuomo no descartó un posible rebrote, por lo que recordó a los manifestantes que la enfermedad “sigue siendo una amenaza real”.
En los tres días anteriores, Nueva York había registrado 56, 54 y 58 muertos por coronavirus y, en total 29.968 personas fallecieron por la enfermedad en ese estado.
La mayor parte del estado inició su reapertura económica, algo que se producirá en la ciudad de Nueva York el próximo lunes, cuando entre otras cosas se permitirá operar a empresas de construcción y manufactureras y a minoristas con servicios de entrega en el exterior de sus tiendas.
La comunidad afrodescendiente en Estados Unidos no sólo es la más afectada por la violencia policial, según un estudio publicado en agosto pasado por la Universidad de Rurgers, sino que es la más golpeada por el coronavirus.
Según una encuesta publicada el mes pasado por la cadena ABC, los afroestadounidenses tienen tres veces más probabilidades que los blancos de conocer personalmente a alguien que haya muerto por el virus.

El alcalde de Nueva York pidió a la gente que se quede en su casa tras otro día de protestas

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, celebró hoy las protestas "mayoritariamente" pacíficas de anoche contra el racismo, aun cuando no respetaron el toque de queda, pero pidió a la gente que se quede en su casa para evitar el contagio de coronavirus, de cara a la reapertura económica de la ciudad, la más afectada por la pandemia.
La segunda noche de Nueva York bajo el toque de queda fue más tranquila que la primera, con manifestantes en su mayoría pacíficos marchando para protestar por el crimen del afromaericano George Floyd cometido por la policía en Minesota.
"Me gustaría que nunca más tengamos que usarlo, si hacemos las cosas bien", dijo De Blasio. en la relación con la medida.
"Anoche dimos un paso adelante para salir de este período difícil que hemos tenido los últimos días y pasar a un mejor momento", agregó.
El toque de queda se impuso en toda la ciudad desde las 20 de ayer y hasta las 5 de hoy, mientras el lunes había comenzado a las 23.
Según el jefe del departamento de Policía, Terence Monahan, aplicar el toque de queda tres horas antes permitió a la policía tomar el control de las calles de la ciudad.
Los toques de queda nocturnos permanecerán vigentes hasta el domingo, y la ciudad planea levantarlo al mismo tiempo que entre la primera fase de reapertura después de más de dos meses de cierres debido al coronavirus.
Monahan dijo que arrestó a unas 280 personas acusadas de protestas, en comparación con 700 la noche anterior, en la que hubo episodios más violentos.
El alcalde dijo que se necesitan "reformas de la policía y que la sociedad vea que hay transparecia, que hay disciplina y consecuencias cuando alguien hace algo mal".
Por otra parte, De Blasio recordó que el área de la Gran Manzana se prepara para su reapertura el próximo lunes, cuando se permitirá operar a empresas de construcción y manufactureras, lo que atraerá a hasta 400.000 trabajadores a la urbe y devolverá una parte de su público al sistema de subterráneos y colectivos, cuyo uso cayó hasta 90%.
En ese sentido, anunció que el subte aumentará su servicio en las horas pico y pondrá a disposición de los viajeros dispensadores de alcohol en gel y tapabocas.

También te puede interesar

España

El Parlamento respalda la última extensión del estado de alarma y refuerza a Sánchez

Estados Unidos

Condenas y protestas: el crimen de Floyd sigue resonando en el mundo

Estados Unidos

El jefe del Pentágono se opone por ahora al uso de fuerzas militares para frenar protestas

El alcalde de Nueva York pidió a la gente que se quede en su casa tras otro día de protestas

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, celebró hoy las protestas "mayoritariamente" pacíficas de anoche contra el racismo, aun cuando no respetaron el toque de queda, pero pidió a la gente que se quede en su casa para evitar el contagio de coronavirus, de cara a la reapertura económica de la ciudad, la más afectada por la pandemia.
La segunda noche de Nueva York bajo el toque de queda fue más tranquila que la primera, con manifestantes en su mayoría pacíficos marchando para protestar por el crimen del afromaericano George Floyd cometido por la policía en Minesota.
"Me gustaría que nunca más tengamos que usarlo, si hacemos las cosas bien", dijo De Blasio. en la relación con la medida.
"Anoche dimos un paso adelante para salir de este período difícil que hemos tenido los últimos días y pasar a un mejor momento", agregó.
El toque de queda se impuso en toda la ciudad desde las 20 de ayer y hasta las 5 de hoy, mientras el lunes había comenzado a las 23.
Según el jefe del departamento de Policía, Terence Monahan, aplicar el toque de queda tres horas antes permitió a la policía tomar el control de las calles de la ciudad.
Los toques de queda nocturnos permanecerán vigentes hasta el domingo, y la ciudad planea levantarlo al mismo tiempo que entre la primera fase de reapertura después de más de dos meses de cierres debido al coronavirus.
Monahan dijo que arrestó a unas 280 personas acusadas de protestas, en comparación con 700 la noche anterior, en la que hubo episodios más violentos.
El alcalde dijo que se necesitan "reformas de la policía y que la sociedad vea que hay transparecia, que hay disciplina y consecuencias cuando alguien hace algo mal".
Por otra parte, De Blasio recordó que el área de la Gran Manzana se prepara para su reapertura el próximo lunes, cuando se permitirá operar a empresas de construcción y manufactureras, lo que atraerá a hasta 400.000 trabajadores a la urbe y devolverá una parte de su público al sistema de subterráneos y colectivos, cuyo uso cayó hasta 90%.
En ese sentido, anunció que el subte aumentará su servicio en las horas pico y pondrá a disposición de los viajeros dispensadores de alcohol en gel y tapabocas.

Últimos videos

Ver más

Italia reabre sus fronteras internas y habilita el ingreso de turistas europeos

Más leídas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close